El Síndrome Post-Vacacional no podrá contigo

Ha llegado septiembre, lo que para muchos significa el fin de las vacaciones.

Si has estado en lugares como Tenerife seguramente habrás experimentado sensaciones como: paz, tranquilidad, diversión, alegría, felicidad o incluso asombro.

Sin embargo, al finalizar el periodo vacacional tenemos menos oportunidades de sentir todas estas emociones, dado que pasamos la mayor parte del día en el trabajo.

¿Y cuál es el resultado? Pues la aparición del tan conocido Síndrome Post-Vacacional.

Porque no: no es un mito. Es real y a muchos nos pasa.

¿Qué es el síndrome post-vacacional?

Es real, y se define como la aparición de síntomas de ansiedad, desmotivación, cansancio, nerviosismo, inquietud o falta de concentración (entre otros) los días previos a la incorporación al trabajo o durante los dos o tres primeros días.

Y es que normalmente cuesta romper la inercia. La diferencia está en que es mucho más fácil pasar de trabajar a no hacerlo, que pasar de las vacaciones al trabajo.

No te preocupes, porque es totalmente normal. Sobre todo si tu trabajo tiene una carga importante de estrés, o tus vacaciones han sido especialmente largas.

¿Qué podemos hacer para afrontar este periodo?

Ármate de paciencia y no desesperes. Recuerda que no hace falta que pases de 0 a 100 en dos días.

Afronta tu vuelta al trabajo de forma positiva, y piensa que cuando te vayas a dar cuenta estarás de vacaciones de nuevo.

Si te ayuda, además puedes recurrir a técnicas de respiración o mindfulness. Existen muchos ejercicios útiles en internet, aunque básicamente se resume en prestar atención a la respiración, y tomar las cosas con calma.

El estrés es una de las enfermedades más extendidas en nuestra sociedad. Piensa en todo lo bueno que has vivido este verano, y  recréate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *