Quemaduras solares y remedios caseros para aliviarlas

El verano, como todo en esta vida, tiene sus cosas buenas y sus cosas no tan buenas. Obviamente nos encanta el verano, ¡y sobre todo ahora que ha llegado agosto!

No obstante, hay un peligro que nos acecha cada año. Algo de lo que no podemos escapar, por mucha protección, cuidado y precauciones que tomemos.

Hablamos de las tan conocidas quemaduras solares.

Un lastre que nos gustaría que no existiera, pero que inevitablemente a todos nos pasa. Porque sí: todos sabemos que debemos ponernos crema protectora, no exponer nuestra piel demasiadas horas al sol, y evitar las horas de mayor radiación solar (entre las 10:00 y las 16:00)

Pero, ¿qué hacemos cuando ya nos hemos quemado?

¿Qué es una quemadura solar?

Antes de pasar a describir los remedios caseros, diremos brevemente que una quemadura solar se produce cuando la piel ha sido excesivamente expuesta a la luz ultravioleta (UVA).

Cuando te expones a la luz ultravioleta, el cuerpo se protege acelerando la producción de melanina. De hecho, es el exceso de melanina lo que crea el color oscuro del bronceado.

Pero esta protección de la melanina tiene un límite.

Tarde o temprano la luz ultravioleta quema la piel, lo que causa dolor, enrojecimiento, e hinchazón.

Remedios caseros para aliviar una quemadura solar

Lo “bueno” de una quemadura solar es que no suele durar más de un par de días o semanas. Si es muy grave, en menos de un mes habrá desaparecido.

Para hacer este proceso más llevadero y aliviar el dolor de las quemaduras solares mientras las padeces, te proponemos los siguientes remedios:

Aloe Vera

Sin duda el mejor y más famoso remedio contra las quemaduras.

Consigue una hojita, pártela y unta el líquido sobre tu piel. Si puedes, machácala con un mortero para sacarle más pulpa.

Enfría la quemadura

Cuando tu piel está quemada, está caliente. Por eso el primer paso es bajar la temperatura de la primera capa de la piel.

Para eso puedes aplicar cualquier cosa que tengas en el congelador, o un trozo de tela con cubitos de hielo dentro.

Avena

Si desayunas avena, seguro que tienes la piel suave y brillante. Y es que la avena tiene múltiples propiedades muy  beneficiosas para la piel.

Si tienes una quemadura solar, llena tu bañera de agua templada, pon dos tazas de avena, y sumérgete 30 minutos.

Vinagre de manzana

Sabemos que cuando tienes una quemadura solar, lo último que quieres es que algo caliente te recorra la piel.

Sin embargo, una ducha caliente con dos tazas de vinagre de manzana te aliviará el ardor.

Yogur

También es un buen remedio aplicarte yogur frío en compresas sobre la piel. Cámbialas según el yogur se vaya calentando.

Bicarbonato de sodio

Este es un remedio increíblemente refrescante. Pon bicarbonato en agua fría y viértelo en una botella con rociador.

Aplícalo sobre cada zona de la piel que arda. ¡Una maravilla!

Té negro

Igual que con el bicarbonato, pero con té negro. Déjalo enfriar primero, y luego aplícalo en tu piel.

Papa

Enfría una papa en la nevera durante 1 hora. Córtala en rebanadas finas sobre tu piel unos minutos y verás cómo refresca tu piel y te ayuda a sanar al instante.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *